Vacunas de Pfizer, fútbol con público y el plan “dólar atado” del BCRA: el terreno que prepara el Gobierno para la semana previa a las PASO

0
0

En los próximos días arribarán 260 mil dosis, que son parte de las 20 millones convenidas entre el gobierno nacional y el laboratorio estadounidense.

El presidente Alberto Fernández buscará dejar atrás la imagen negativa por el escándalo de Olivos.

Con la pandemia en el foco de la gestión y el reciente estallido del escándalo por la celebración en la quinta de Olivos en plena cuarentena en 2020, generan un contexto de gran incertidumbre para el Gobierno nacional de cara a las PASO, que tendrán lugar en solo una semana. En ese sentido, el Ejecutivo prepara la aplicación del lote de vacunas contra el coronavirus de Pfizer, que llegarán esta semana, y la “prueba piloto” del fútbol con público.

Todo esto en una delicada coyuntura en la que, a través del Banco Central (BCRA), buscarán contener el precio del dólar para evitar que una eventual suba repercuta en la inflación.

Luego de semanas convulsionadas por el escándalo de la fiesta VIP que involucra nada menos que al presidente Alberto Fernández, el Ejecutivo coloca todas las fichas que, considera, podrían sumarle puntos en los días previos a las elecciones primarias.

La próxima semana llegará al país el primer envío de vacunas contra el COVID-19 de Pfizer. Se trata de un cargamento con 260 mil dosis, que son parte de las 20 millones convenidas entre el gobierno nacional y el laboratorio estadounidense.

La asesora presidencial Cecilia Nicolini confirmó la noticia y celebró las “55 millones de dosis recibidas” por la Argentina. “Y esperamos que las 20 millones de dosis que contrató el Estado Nacional vengan consecutivamente hasta diciembre”, indicó en diálogo con Radio 10 esta semana. Durante todo septiembre, según adelantó la propia ministra de Salud Carla Vizzotti, se espera la llegada de 580 mil inoculantes.

“Hemos firmado el acuerdo vinculante, ya tenemos un cronograma estimado que, como con todas las vacunas, a medida que se informa la liberación, se realiza el pago y se avanza con el lugar en el vuelo, se van a ir recibiendo y confirmando”, detalló la titular de la cartera en ese momento.

El Gobierno anunció el ansiado acuerdo con Pfizer a finales de julio, luego de extensas negociaciones y en medio de una fuerte incertidumbre generada alrededor del tema. Ahora, en medio de la batalla electoral, contar con una importante cantidad de dosis con la cepa Delta en puertas de ingreso a la temida circulación comunitaria, representa una pieza fundamental de cara al cierre de campaña para el oficialismo.

Otra de las apuestas fuertes tiene que ver con el regreso del público a los estadios de fútbol, que ocurrirá por primera vez en el país desde el inicio de la pandemia, el jueves. Ese día se disputará el partido entre Argentina y Bolivia por las Eliminatorias, con un 30% de aforo y protocolos sanitarios.

Si bien tanto el ministro de de Turismo y Deportes Matías Lammens como su par de Salud aclararon que se trata de una “prueba piloto”, es una de las actividades en las que todavía se mantienen mayores restricciones y un reclamo recurrente de parte del público. En días decisivos, las autoridades apuntarán a aplicar las medidas que transmitan un panorama positivo, principalmente en lo pertinente a la pandemia.

El presidente del Banco Central Miguel Pesce reconoció esta semana que preocupa la falta de dólares.

La presión cambiaria y el fantasma de la inflación

Esta semana el Banco Central vendió US$378 millones en el mercado mayorista oficial para evitar que la cotización del dólar se le vaya de las manos. Es que, frente a una inflación que, según anticipan analistas y también se espera el Gobierno, perforará el 3% en agosto, buscarán evitar una disparada mayor antes de las elecciones definitivas.

Si bien la intervención de la entidad monetaria todavía es mínimo, la preocupación por las reservas, que esta semana bajaron US$165 millones y cerraron en US$46.033 millones, está latente.

El titular del BCRA Miguel Pesce, incluso se refirió al problema de falta de dólares días atrás, que llevó al Gobierno a establecer fuertes regulaciones cambiarias. Anticipó que espera ir desarmando el cepo a medida que se incrementen las exportaciones y se mostró confiado en las posibilidades de superar la “restricción externa”.

Comentários no Facebook