Según la Confederación Brasileña de Fútbol, la AFA sabía que «existía una irregularidad»

0
0

La CBF parece que cambió su postura sobre el escándalo del domingo, y ahora apuntó contra los dirigentes argentinos.

Este lunes, casi 24 horas después del escándalo mundial en el Arena Corinthians, la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) emitió un duro comunicado en el que apuntó contra la Selección Argentina.

Según la CBF, las autoridades de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) fueron informados “que existía una irregularidad en el ingreso de los jugadores, que debían ser puestos en cuarentena y recibieron orientación de las autoridades para solicitar, ante los órganos competentes, autorización especial para que los futbolistas tengan su situación regularizada”.

Los futbolistas que fueron objetados por el Gobierno brasileño son Emiliano Martínez y Emiliano Buendía (ambos del Aston Villa), Giovani Lo Celso y Cristian Romero (los dos de Tottenham), a quienes se les requería la realización de un aislamiento de 14 días, por el hecho de haber procedido –unos días atrás- del Reino Unido.

“Por entender que no es cuestión de su atribución, en ningún momento hubo manifestación por parte del representante de CBF a las autoridades sobre el tema de salud de los cuatro deportistas argentinos, ya sea en el sentido de liberar o vetar su participación en el juego”, aclaró el organismo brasileño.

De acuerdo con el comunicado, al finalizar el cónclave se “solicitó la presencia de los deportistas y se informó a los agentes de Vigilancia Sanitaria que los jugadores habían ido a entrenar, incumpliendo las instrucciones impartidas durante la reunión”; y agregó: «El domingo esta solicitud tuvo una respuesta oficial negativa del Ministerio de Salud a Conmebol, mientras la Selección Argentina fue notificada, directamente en el estadio, con tiempo suficiente para adoptar los trámites necesarios”.

El comunicado completo de la CBF
CBF envió representación a dicha reunión como oyente, a solicitud de la Vigilancia de Salud del Estado de São Paulo, donde se reunieron representantes de la mencionada agencia, el Ministerio de Salud, Anvisa, Conmebol y la Asociación Argentina de Fútbol (AFA ).

En esta reunión, los representantes de la Selección Argentina fueron informados que existía una irregularidad en el ingreso de jugadores, que debían ser puestos en cuarentena y recibieron orientación de las autoridades para solicitar, ante los órganos competentes, autorización especial para los jugadores. regularizar su situación. Fue una discusión técnica entre Anvisa, el Ministerio de Salud y la Asociación Argentina.

Finalizada la reunión, cuando se solicitó la presencia de los deportistas, se informó a los agentes de Vigilancia Sanitaria que los jugadores se habían ido a entrenar, incumpliendo las instrucciones impartidas durante la reunión. El organismo informó el incumplimiento a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria y al Ministerio de Salud, encargados de analizar la solicitud de excepcionalidad remitida por la CONMEBOL en representación de la AFA.

Cabe aclarar que los jugadores ingresaron a Brasil a las 8 de la mañana del viernes (9/3), proporcionando información falsa. El mismo día, Anvisa identificó que la información era falsa y, aún en la noche del 9 de marzo, notificó a los Cievs, actualizando a las autoridades de salud (Ministerio de Salud y Departamento de Salud de São Paulo).

Este sábado (9/4), a las 5 de la tarde, se realizó una reunión con las instituciones involucradas, en la que la Agencia y la autoridad sanitaria de São Paulo informaron la contingencia de cuarentena. Sin embargo, incluso después del encuentro y comunicación de las autoridades, los jugadores participaron en los entrenamientos de la noche del sábado.

Este domingo por la mañana (9/5), Anvisa notificó a la Policía Federal y, hasta el inicio del partido, hizo un esfuerzo, con apoyo policial, para hacer cumplir la medida de cuarentena impuesta a los jugadores, su segregación inmediata y su conducción hasta la comisaría del aeropuerto. Los intentos fueron frustrados, desde la salida de la delegación del hotel, e incluso por un tiempo considerable antes del inicio del juego, cuando la Agencia tuvo sus acciones pospuestas ya en las instalaciones del estadio Itaquera.

Se intentó notificar a los jugadores, quienes se negaron a firmar la notificación entregada por las autoridades presentes en el estadio para el regreso inmediato a su país de origen, con base en la Ordenanza Interministerial 655/2021 y art. 11 de la Ley 6.437 / 1977. Los términos fueron entregados a la Policía Federal para la acción apropiada.

Comentários no Facebook